Artículos

Imprimir

El ritmo de fusión de los glaciares se incrementó en 2005

el .


 

 

Zurich, Suiza 29 Enero 2007 (ENS)

Los glaciares de montaña del mundo se están fundiendo cada vez más rápido, según los datos presentados hoy, que confirman una tendencia creciente en la retracción de los glaciares a lo largo de los últimos 25 años.

 

 Las cifras preliminares para 2005 muestran una media de reducción del hielo próxima a los setenta centímetros en la mayoría de los glaciares de montaña.

Científicos de diversos lugares del mundo tomaron datos del cambio glaciar en 2005 sobre un conjunto de 80 glaciares, remitiéndose dicha información al "Servicio de control de los glaciares mundiales" (World Glacier Monitoring Service) en Zurich. Desde 1980 diversos científicos han venido registrado mediciones del cambio en el grosor del hielo en 30 glaciares de nueve cordilleras, que hoy día se consideran glaciares de referencia.

 

Los científicos afirman que desde 1980 la pérdida media de espesor de los 30 glaciares de referencia es de unos 10.56 metros.

 

El científico Michael Zemp, especialista en glaciares e investigador asociado al Servicio de Control de los Glaciares Mundiales ha declarado: "Hoy la superficie total de los glaciares es mucho más pequeña que en los años 80. Esto significa que el cambio climático continúa desde entonces"

 

Mediante la alteración en el equilibrio energético global, los cambios en la composición de la atmósfera terrestre producen cambios en el clima, por lo que los científicos los denominan “Mecanismos de forzamiento climático”.

 

La actividad humana en los últimos 250 años ha emitido dióxido de carbono y otros gases de efecto invernadero a la atmósfera, donde aprisionan las radiaciones solares cercanas al planeta, elevando la temperatura global.

 

“El reciente incremento en la tasa de pérdida de hielo y por tanto la reducción de la superficie glaciar no deja lugar a dudas acerca del aceleramiento del cambio en las condiciones climáticas", afirma Sep. El seguimiento a largo plazo de la masa glaciar es una de las variables más importantes para la evaluación del cambio climático.

 

La media anual de pérdida de hielo de los glaciares de referencia desde el año 2000 ha sido de casi setenta centímetros. Esta media es 1.6 veces mayor que la media para los años 90 y tres veces mayor que la media para los años 80.

 

Aún no se tienen cifras válidas para el año 2006, pero como se trató de uno de los años más calurosos en muchas partes del mundo, se espera que la tendencia en el descenso de la masa de hielo continúe. Achim Steiner, director ejecutivo del PNUMA (Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente), ha dicho de este informe que se trata de "la más fiable, apreciable y actualizada información de los glaciares del mundo"

 

Los hallazgos apoyan la teoría científica de que el cambio climático tiene su origen en la acción humana, tal y como ha quedado claramente confirmado por el último informe del IPCC.

 

Todo este cúmulo de evidencias debería determinar a los gobiernos a actuar ahora para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y poner a punto los medios para el desarrollo de estrategias a largo plazo, imprescindibles para prevenir el cambio climático.

 

Los recientes datos preliminares también subrayan la importancia del tema al que se dedicará la celebración del próximo 5 de Junio, Día Mundial del Medio Ambiente: “La fusión de los hielos, un tema caliente”. Los principales eventos internacionales, que coinciden con el Año Polar Internacional, tendrán lugar en Noruega.

 

La recogida sistemática de información a escala mundial sobre los cambios glaciares comenzó en 1894 con la creación de la Comisión internacional de los Glaciares (International Glaciar Comission), durante el sexto Congreso Geológico Intenacional celebrado en Zurich, Suiza. Ya por entonces, los científicos confiaban en que la observación a largo plazo de los glaciares arrojaría luz sobre los procesos relacionados con el cambio del clima, como por ejemplo la evolución de las Edades del Hielo.

 

Hoy día, el Servicio de Control de los Glaciares Mundiales reúne datos sistemáticos relativos a los cambios en la masa, el volumen, la superficie y la longitud de los glaciares (esto es, las fluctuaciones de los glaciares) así como información estadística sobre la distribución espacial de las superficies de hielos perpetuos (inventarios glaciares).

 

Estos datos acerca de la fluctuación de los glaciares representan, junto con los inventarios, variables de formidable importancia para el sistema de seguimiento del cambio climático. La mayor parte de esta información procede de los Alpes y Escandinavia, donde se dispone de registros ininterrumpidos y a largo plazo.