Abr11

Involution

Los humanos hemos modificado los territorios desde el comienzo de los tiempos para sacar de la naturaleza todo aquello que necesitamos para poder llevar una vida más o menos digna y confortable.Esto es indiscutiblemente natural y legítimo. Así ha sido durante milenios, pero, ¿sigue siendo así?

 

Antaño, nuestras herramientas eran las manos y como mucho unos apéndices de madera, piedra o metal. Las decisiones que regían estas modificaciones de los territorios eran casi siempre tomadas en comunidad y buscando un beneficio común y duradero. De esta manera, durante siglos y milenios, transformamos los territorios en paisajes de la cultura. Hoy día, las herramientas de transformación de los paisajes son grandes máquinas movidas por combustibles fósiles y las decisiones sobre las intervenciones en el territorio se toman en despachos de rascacielos y las motivaciones son pura y duramente, en muchos casos, especulativas. Grandes beneficios económico para pocos y visiones muy cortoplacistas. Es el paisaje de la no cultura.

Comentarios (0)

Dejar un comentario

Estás comentando como invitado