Defender montañas  2020
  La humanidad depende de las montañas, pero cada vez más,las montañas dependen

de que los seres humanos logremos protegerlas con éxito

portada 2020

                          Así nacen los arroyos y ríos en la Sierra de Guadarrama. Reajo Alto, ojos del Arroyo de San Mamés, montes CarpetanosFoto RedMontañas

     

Blog

Proyecto Montaña de Tindaya se somete a Evaluación de Impacto Ambiental

el .

El Boletín Oficial de Canarias (BOC) publica hoy el acuerdo del Gobierno de Canarias mediante el que somete el Proyecto Monumental Montaña de Tindaya a Evaluación de Impacto Ecológico.
 PDF Imprimir E-Mail
escrito por ACN Press   
26/02/2007 - 14:13
Fuerteventura/ El Boletín Oficial de Canarias (BOC) publica hoy el acuerdo del Gobierno de Canarias mediante el que somete el Proyecto Monumental Montaña de Tindaya a Evaluación de Impacto Ecológico, en la categoría de Impacto Ambiental, una decisión adoptada a instancias de la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación Territorial que garantizará la preservación integral y conjunta de los valores naturales y culturales del Monumento Natural tras la ejecución de las obras del mencionado proyecto.

La resolución adoptada por el Gobierno de Canarias justifica la necesidad de la evaluación de las circunstancias extraordinarias que pueden revestir un riesgo ecológico o ambiental en este espacio natural por su localización en un Monumento Natural, su cercanía a una Zona de Especial Protección para Aves (ZEPA), así como su ubicación en un paisaje con significación histórica, cultural y arqueológica.

El documento elaborado por la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación Territorial y que hoy recoge el BOC contempla la posibilidad, recogida en las Normas de Conservación del Monumento Natural de la Montaña de Tindaya, de incorporar el espacio natural a la gestión cultural, educativa o recreativa, cuando ello no ponga en peligro los valores naturales y culturales que motivaron la declaración del espacio como Bien de Interés Cultural y como Monumento Natural, así como su normal y apacible contemplación.

La montaña de Tindaya es un espacio protegido que encierra un alto valor científico por su origen volcánico, y que presenta además un destacado valor paisajístico por su gran belleza, morfología y cromatismo. A estas características hay que añadir su importante valor cultural, ya que alberga yacimientos arqueológicos de importancia patrimonial, además de constituir un refugio de creencias aborígenes.

También es el lugar donde habitan especies de flora y fauna silvestres amenazadas. Concretamente, en Tindaya ha sido registrada la presencia de la cuernúa (Caralluma burchardii), una planta incluida en el Catálogo de Especies Amenazadas de Canarias en la categoría de "sensible a la alteración de su hábitat", además de estar amparada por la Directiva 92/43/CEE, del Consejo de 21 de mayo de 1992, relativa a la conservación de los hábitats naturales y de la fauna y flora silvestres.

Asimismo, linda con la Zona de Especial Protección para Aves (ZEPA), denominada "Lajares, Esquinzo y costa del Jarubio", cuya propuesta de declaración fue realizada por el Gobierno de Canarias el 17 de octubre de 2006. El motivo que justifica la designación del entorno de Tindaya como ZEPA es, eminentemente, la reconocida importancia de la localidad para la conservación de las poblaciones insulares de aves esteparias.

El Gobierno de Canarias declaró de interés para Canarias, con especial relevancia para Fuerteventura, la elaboración del Proyecto Monumental Montaña de Tindaya, ideado por el artista Eduardo Chillida. Esta decisión, adoptada el 24 de mayo de 1995, se ha llevado a cabo con la redacción del proyecto que pretende plasmar la escultura pensada por el artista vasco para el interior de la montaña de La Oliva.

La iniciativa, promovida por la Sociedad Anónima de Promoción del Turismo, Naturaleza y Ocio (SATURNO, SAU), establece la realización de un proyecto arquitectónico, ingenieril y artístico, que pretende ejecutar una colosal obra de arte integrada en un entorno singular, la restauración del componente cultural de este entorno y su rehabilitación cultural. Según recoge el plan, se trata de una obra de arte insólita que debe integrarse en el entorno. El proceso constructivo deberá formar parte de un conjunto integrado, cuyas partes actuarán de modo independiente, contribuyendo a la idea de monumento a la tolerancia del escultor.

 

Entradas por mes