Defender montañas  2022
  La humanidad depende de las montañas, pero cada vez más,las montañas dependen

de que los seres humanos logremos protegerlas con éxito

portada 2020

                          Así nacen los arroyos y ríos en la Sierra de Guadarrama. Reajo Alto, ojos del Arroyo de San Mamés, montes CarpetanosFoto RedMontañas

     

Blog

Barbaridades interpretables (Hueco de San Blas, Sierra de Guadarrama)

el .

 


El contenido de este texto ha sido enviado como queja colectiva al Consejero de Medio Ambiente, Vivienda y Ordenación del Territorio de la Comunidad de Madrid, ante las actuaciones que se explican en el artículo. A una consulta de RedMontañas pidiendo información sobre el responsable de la barbaridad, un técnico del departamento implicado respondió "¿Barbaridad? Eso es una
interpretación".  Desmontes

Desde RedMontañas expresamos nuestra indignación y desacuerdo, y como ciudadanos afectados denunciamos con auténtica irritación el injustificable y desproporcionado destrozo realizado hace escasos días, con la autorización de responsables técnicos de dicha Consejería, en el lugar denominado Hueco de San Blas, en el término municipal de Manzanares el Real, en territorio correspondiente al Parque Regional de la Cuenca Alta del Manzanares y bajo el ámbito del recientemente aprobado PORN del Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama por parte de la Comunidad de Madrid.

El Hueco de San Blas es un espacio de excepcionales valores paisajísticos, naturalísticos y de conservación dentro de la Sierra de Guadarrama, constituyendo sin duda una de las mejores joyas patrimoniales de la Comunidad de Madrid, en parte debido a su relativo aislamiento y dificultades para el acceso motorizado por comparación a lo habitual en los espacios más frecuentados y populares de la Sierra Madrileña.

La actuación que denunciamos es el ensanche, mejor definido como destrucción, con maquinaria pesada, a lo largo de varios kilómetros y con diversos ramales, de un camino de antiguo uso peatonal, de caballerías y cordel ganadero, para permitir el paso de un vehículo todoterreno como parte de las operaciones de traslocación  de los excedentes de cabra montés desde los capturaderos situados en las zonas altas del Hueco de San Blas.

El impacto visual y el significado simbólico de la intervención es lisa y llanamente atroz en un lugar con calidad de excelencia como éste, y pone de relieve algo que no sabemos si resized_Estropicio_Hueco_San_Blas_011definir como absoluto desprecio al valor intrínseco del paisaje y al derecho de todos los ciudadanos a disfrutarlo, o como total incompetencia de los técnicos responsables para encontrar la solución de gestión más adecuada para el problema de la superpoblación de cabra montés en el área.

En este caso se ha optado por la solución menos acertada de entre las varias técnicamente viables,  tanto por su elevado impacto ambiental, paisajístico y sobre la fauna silvestre, al haberse realizado en plena temporada reproductora de rapaces y otras aves rupícolas y forestales de interés, como por el auténtico perjuicio moral que para los ciudadanos madrileños se deriva de esta injustificable actuación.

Este perjuicio moral tiene una doble vertiente, ya que  la pérdida prácticamente irreversible de la calidad natural y paisajística de este lugar no sólo vulnera gravemente el derecho expresado anteriormente a su disfrute por el conjunto de la ciudadanía, sino además, lo que quizá es aún más grave, genera para los ciudadanos la inaceptable sensación de que el medio natural madrileño está en manos de personas desprovistas de sensibilidad ambiental y social y con insuficiente cualificación técnica, si se tiene en cuenta que un responsable ambiental, máxime cuando le paga la ciudadanía,  tiene la obligación de encontrar, caso a caso, las mejores soluciones de gestión encaminadas a laresized_Estropicio_Hueco_San_Blas_013 conservación integrada de la totalidad de los valores, y adaptadas específicamente a las características y vulnerabilidades del medio, Y EN NINGÚN CASO AL REVÉS, adaptando el medio a unas supuestas necesidades de gestión que, en cualquier caso,  se derivan aquí de una larga historia de inadecuada praxis en la gestión de esta especie, la cabra montés, que arrancó con su reintroducción local desprovista de estudio de impacto ambiental, y cuya línea general ha acusado siempre el trasfondo de los intereses cinegéticos de diferentes técnicos y cargos políticos influyentes dentro de esta Consejería.

Como conclusión, se reclama la urgente solución de esta deplorable situación que nunca debió haberse producido, a través de las siguientes líneas:

    Restauración inmediata y en el máximo grado posible de los impactos paisajísticos,  visuales y otros derivados de las mencionadas actuaciones.

    Utilización exclusivamente por caballerías de las vías afectadas en el Hueco de San Blas, a efectos de extracción de los ejemplares de cabra montés que se considere necesario capturar.

    Contraindicación absoluta de la caza deportiva de esta especie, a causa de la incompatibilidad total de este uso con los restantes usos pacíficos y recreativos del medio natural a que tiene derecho la gran mayoría, no cazadora, de los ciudadanos de la Comunidad de Madrid y el Estado español, y sobre un Espacio Protegido que,   tal y como se ha prometido desde el Gobierno de la Comunidad de Madrid, contará en poco tiempo con la máxima categoría de protección de la Unión Europea.  

    Evitación total de nuevas aperturas de vías de saca de cabras en otros lugares de la Sierra de Guadarrama, optándose en cambio por hacer un uso combinado, adaptado a las circunstancias de cada lugar concreto, de diversos enfoques de bajo impacto ambiental para la reducción de la sobrepoblación, como las capturas en vivo mediante mangas u otros cerramientos ligeros desmontables, capturas con dardos narcóticos o descaste técnico a cargo de los Agentes Forestales, empleando únicamente las pistas de acceso motorizado ya existentes o el transporte por caballerías para los lugares de peor acceso.

Entradas por mes